Orquimaniaco

Inicio » 2014 » noviembre

Monthly Archives: noviembre 2014

El tamaño no importa

Cattleya warscewiczii

Cattleya warscewiczii

Hace unos años, tuve la oportunidad y suerte de enrolarme en una expedición andinista a los volcanes de Ecuador, el objetivo eran las cumbres mas altas e importantes del país. Tuvimos unos días de descanso antes de hacer el intento a la última cumbre, el volcán Chimborazo, punto mas alejado del centro de la Tierra, que finalmente no conseguimos por viento. Esos días los aprovechamos para al menos, tener un contacto con el Amazonas. Cerca de el Puyo, pudimos dar un paseo por una reserva de selva con un guía que nos iba enseñando flora y fauna del lugar. En aquel momento mi conocimiento sobre las orquideas se restringía a unas pocas silvestres de Andalucía, las phanaelopsis de los viveros y las cattleyas de los ramos de novia. En esa excursión, algo cambió en mi mundo. Vimos especies de orquídeas preciosas, racimos que olían a varios metros, colores increíbles, iba disfrutando con todo, pero hubo un momento decisivo. El guía se detuvo frente a un árbol, sacó una lupa botánica y la enfocó sobre el tronco, donde no parecía haber nada, me invitó a mirar a través de la lupa, yo supuse que habría algún insecto camuflado, que equivocado estaba.

Este post lo dedico a una cuestión de tamaño. ¿Cual es la flor de orquidea mas grande del mundo?, ¿y la planta?, ¿cuanto miden?, ¿y la mas pequeña? Son preguntas nada fáciles de responder, pero intentaré arrojar un poco de luz sobre algo que nos fascina a los seres humanos, ¡medirlo todo!, incluidas las orquideas.

Phragmipedium caudatum

Phragmipedium caudatum

Empezamos con la planta de orquidea que alcanza mayores dimensiones, parece que hoy por hoy no hay discusión, es la Grammatophyllum speciosum, que alcanza los tres metros con aspecto de palmera para el profano, pero aunque la flor esta por encima de la media, no es la mas grande. En esta cuestión hay controversia. La que recoge el nada fiable Libro Guinness de los Records, es Paphiopedilum sanderianum, cada flor tiene un par de pétalos colgantes que llegan a tener una longitud de 60 cm, aunque parece que en este sentido, la supera Phragmipedium caudatum, muy parecida en morfología y cuyos pétalos colgantes llegan a los 75 cm de largo. Pero dicho esto, lo que es la flor en sí, digamos, el conjunto de sépalos y labelo formando un circulo imaginario, no pueden ser estas consideradas las mas grandes. En cuestión de área, (pi por radio al cuadrado), parece que se llevan la palma las del género Cattleya, la especie warscewiczii alcanza los 30 cm de punta a punta, o algunas del género Sobralia, como la macrantha, se acercan también a esas medidas. ¿Por cual decantarse?. En mi opinión es algo subjetivo dependiendo de lo que cada uno considere importante en las medidas.

Platystele ovatilabia

Platystele ovatilabia

Volviendo a la lupa del guía, cuando miré a través de ella, vi una diminuta flor, completa, una típica forma de orquidea, con todos sus sépalos y labelo, pero tan pequeña que prácticamente no se veía a simple vista. No me lo podía creer, me parecía imposible, ¡¡una orquidea de 1 mm!! Estaba ante una especie del género Platystele, la mayoría de especies de este genero son muy pequeñas y sus flores no suelen superar unos pocos milímetros. Posiblemente entre ellas, esté la especie de orquidea mas pequeña del mundo. Podemos citar algunas de estas pequeñas, Platystele microtatanthaPlatystele ovatilabia. No me atrevería a decir cual es la especie mas pequeña, con estos tamaños, imaginad la dificultad para encontrarlas en una selva, seguramente, próximamente aún se encuentren tamaños mas diminutos.

 

Alberto Martínez.

Orquideas extremistas

Esta vez le dedico el post a unos pocos ejemplos de orquideas de las que llama la atención su ciclo de vida, bastante alejado de la gran mayoría de especies de la enorme familia Orchidaceae. Lo mas común y conocido, son las orquideas con raíces para la absorción de nutrientes, terrestres o epifitas, con sus tallos y hojas, que realizan la función fotosintética normal. Esta vez, veremos que no todo el monte es orégano.

Dendrophylax lindenii. Foto: orchidspecies.com

Dendrophylax lindenii. Foto: orchidspecies.com

El primer ejemplo, es Dendrophylax lindenii = Polyrrhiza lindenii, para los amigos, “orquidea fantasma”, una planta epifita, que vive aferrada mediante un gran número de raíces a árboles, en zonas pantanosas o bosques húmedos de Florida y Cuba y que carece por completo de tallos y hojas. El sistema radicular es el encargado de realizar las funciones de absorción y al mismo tiempo la función fotosintética, el velamen translucido, se encarga de absorber nutrientes y dejar pasar la luz a las células internas que realizan la fotosíntesis. Su aspecto es un simple amasijo de raíces gris-verdosas pegadas a un tronco, pero cuando llega el verano, el espectáculo esta asegurado, brotan directamente de las raíces hasta diez aromáticas flores con mágica belleza, haciendo justicia a su extraña forma de vida. Pero aquí no acaba su carácter especial, sus flores tienen un espolón larguísimo,  de forma que el néctar queda tan profundo, que solo una especie de polilla tiene el probóscide tan largo para llegar, que se sepa Xanthopan morgani praedicta, aunque parece que no comparte distribución, es la que tiene esa característica, siendo al parecer, su principal polinizador.

Rhizanthella gardneri. Foto: www.orchidspecies.com

Rhizanthella gardneri. Foto: orchidspecies.com

Las siguientes en la carrera de orquideas extremistas son, las tres especies del género Rhizanthella (R. gardneri , R. slateri , R. omissa ), que se sepa de momento, especies endémicas del Oeste del continente Australiano. Se las conoce por “Orquideas subterraneas”, ya que todas sus funciones se dan completamente bajo tierra, incluida la floración. Estas plantas carecen de tallo, hojas y clorofila, su alimentación es heterótrofa, parásita, concretamente le roba los nutrientes a un hongo, Thanatephorus gardneriarbusto, que vive micorrizando las raíces del arbusto Melaleuca uncinata. Estas orquideas han perdido todo lo que no es esencial para su vida parásita, incluido un alto porcentaje de los genes en el cloroplasto, siendo la planta con el genoma más pequeño de todos los genomas de cloroplastos que se conocen.

Florece entre Mayo y Junio, sus decenas de diminutas flores reunidas en una cabeza floral o involucro, aunque prácticamente enterradas, emiten un dulce olor, que, por un lado, debe atraer a algún polinizador concreto y en el caso de ser fecundadas, se cree que el olor de las vainas atraen a ciertos marsupiales que las desentierran, dando lugar a la hipótesis de que son los encargados de esparcir sus semillas. Lo que si se sabe a ciencia cierta, es que su principal forma de reproducción es por propagación vegetativa. Con esto, se puede entender que su estado de conservación actual, este cercano a la extinción, aunque los datos no son concluyentes, por la dificultad para localizarlas.

Aquí, en la península ibérica, también tenemos algunos ejemplos de orquideas extremistas, aunque en menor grado.

Limodorum abortivum. Foto: orchidspecies.com

Limodorum abortivum. Foto: orchidspecies.com

Dedicaremos futuras entradas, al genero de heterótrofas, con dependencia micorrízica total, Limodorum, con dos representantes españolas L. abortivum (L.) Sw. y L. trabutianum Batt. a las que dedicaré una entrada completa. Y nuestra escasa y rara “orquidea subterránea”, Epipogium aphyllum Sw. de la que se conocen escasas poblaciones en la península cercanas al Pirineo. Posiblemente no se conozcan mas poblaciones ibéricas, debido a su hábitos subterráneos y su pequeña floración incierta, pueden pasar mas de 15 años entre floraciones si no se dan las condiciones adecuadas.

 

 

Alberto Martínez.