Orquimaniaco

Inicio » Terrestres

Category Archives: Terrestres

Pon un hongo en tu vida

En este post me gustaría aportar un pequeño rayo de luz al conocimiento general de la relación que tienen todas las orquídeas con los hongos en la naturaleza. Tal es su importancia en la vida de esta familia de plantas que han confiado su descendencia a los hongos, sus cientos de semillas que son dispersadas a través del viento no germinarán si donde son depositadas no existe en el suelo el hongo adecuado. La relación que establecen las plantas con los hongos, no necesariamente mutualista, no patógena y en la que existe algún beneficio de al menos uno de los miembros sin perjuicio del otro, se denomina micorriza, literalmente significa “hongo-raíz”. En general, la planta le proporciona al hongo azucares y otras moléculas carbonatadas elaboradas, a cambio, el hongo facilita la captura de minerales y agua a la planta, aumentando además la superficie de absorción de las raíces que con crecimiento limitado por si solas no podrían cubrir. En torno al 90% de las especies de plantas terrestres actuales presentan algún tipo de simbiosis micorrítica y hay claras evidencias de que fueron decisivas en la conquista terrestre de las primitivas plantas hace mas de 500 millones de años, algunos autores de estudios recientes incluso las datan en 700-800 MA. En esa época las condiciones fuera de los medios acuáticos eran muy complicadas, largos periodos de oscuridad o continua luminosidad estacional debido a la latitud del súper-continente, suelos sin desarrollar, mayor incidencia de rayos ultravioletas y una asfixiante atmósfera cargada de dióxido de carbono. Los primeros conquistadores verdes tardaron en expandirse y gracias a la ayuda de los hongos fueron adentrándose cada vez mas en el interior

Tipos de micorrizas

Tipos de micorrizas

continental no sin fracasos, retrocesos y grandes extinciones. En este largo viaje geológico en el que las plantas han cambiado y evolucionado de forma abismal, desde las primeras algas verdes y líquenes (asociación alga-hongo), continuando con musgos, hepáticas, helechos, seguidos de la diversificación de las plantas con semillas, hasta la explosión y dominancia de las angiospermas (plantas con flores) hace mas de 60 millones de años, sin embargo, en muchos casos se mantienen las mismas estructuras de micorrizas de las que se tienen los primeros fósiles con mas de 400 millones de años, esto nos puede dar una idea de la eficiencia, beneficio e importancia de estas simbiosis en la flora del planeta. En los últimos 50 millones de años además, se ha diversificado el modo en que los hongos han establecido las relaciones con las distintas familias de plantas, actualmente se conocen tres grandes tipos de micorrizas; ectomicorrizas, endomicorrizas y ectendomicorrizas.

En general, cuando nos hablan de hongos pensamos en setas, pero es necesario aclarar muy brevemente que la seta o carpóforo es el órgano reproductor del hongo, por hacer una analogía aclaratoria es lo que la flor a una planta. El hongo en sí esta formado por el micelio, un conjunto de fibrillas microscópicas que se expanden por el sustrato llamadas hifas. Un solo individuo puede llegar a extender su micelio cientos o miles de metros en el sustrato. A grandes rasgos, según el tipo de vida o alimentación, los hongos pueden clasificarse como saprofitos (descomponen materia orgánica), parásitos (viven a expensas de lo que produce otro organismos sin matarlo) o simbiontes (llegan a una relación mutualista o no, con otro ser vivo sin producir perjuicio para ninguno de los miembros), estos últimos son los que nos ocupan en este texto. Cabe indicar que un mismo hongo, podría ser las tres cosas al mismo tiempo o cambiar el modo de forma facultativa en muchos casos.

Centrándonos en los simbiontes, volvemos a las micorrizas, que como decíamos anteriormente pueden ser; ectomicorrizas, las hifas del hongo mantienen una relación con la raíz de la planta pero sin ocupación intracelular, se

Endomicorriza orquidoide

Celulas vegetales con micorriza orquideoide de ovillo

extienden en los espacios intercelulares y jamas atraviesan membranas celulares, normalmente son los que generan las setas mas conocidas y en general suelen relacionarse con las especies forestales mas comunes, fagales, algunos coniferales entre otras familias. Endomicorrizas, las hifas del hongo penetran dentro de las células parenquimatosas de la raíz de la planta y se extienden de célula a célula atravesando las membranas y creando estructuras arbusculares en el citoplasma, entre el 80% y el 90% de las especies vegetales mantiene alguna relación de este tipo. Ectendomicorrizas, es una combinación de las anteriores, las hifas se extienden de forma intercelular, pero sus terminaciones acceden a la célula formando los típicos arbúsculos.

En el caso de las orquídeas, independientemente de que sean terrestres o epifitas, tienen su propia evolución de micorriza, que corresponde a un tipo de endomicorriza particular, llamado orquideoide de ovillo. Las hifas penetran como un guante atravesando la pared celular, provocando una dilatación de la membrana debido a una formación en forma de ovillo en el citoplasma en vez de arbúsculo y el intercambio se produce a través de un ciclo de colonización/“digestión”. Las semillas de orquídeas necesitan de esta colonización para poder germinar, el hongo les facilita sus primeros nutrientes transformados para poder crecer sin reservas. Algunas conservan la relación hasta su estado adulto, sobre todo orquídeas terrestres no fotosintéticas, las orquídeas fotosintéticas son en su mayoría micoheterotróficas durante los primeros estadios de desarrollo y algunas podrían ser mixotróficas en estado adulto, ya que parte del carbono que requieren lo suplen de sus hongos micorrízicos que lo extraen de otras plantas o cambian sus relaciones con el hongo según el estado del ciclo vital anual, incluso algunas especies, presentan micorrizas no solo en las raíces sino también en sus tallos (micothallia, término que creo que acuño por primera vez para la botánica). Se puede deducir de esto, que las orquídeas no solo son las angiospermas con los métodos reproductivos mas evolucionados, también en su relaciones con los hongos. Los hongos mas comunes que se encuentran en estas relaciones simbióticas con orquídeas son de los géneros o formas, Rhizoctonia, Ceratobasidium, Tullasnella, Sebacina, Russula y Thanatephorus. En epifitas tropicales, son mas comunes del género Ceratobasidium y en orquídeas terrestres de zonas templadas, Tullasnella, aunque aún queda mucho por investigar al respecto. Algunos de estos géneros de hongos son patógenos para algunas otras familias de plantas, pero se comportan de forma simbionte y beneficiosa con las orquídeas, increíble ¿verdad?.

Realmente podemos hablar de simbiosis hostil, el hongo en principio accede a las semillas o las raíces con la intención de consumirlas como alimento, pero la orquídea dispone de mecanismos en los que primero permite al hongo acceder al citoplasma y en cierto momento hace colapsar el ovillo miceliar, lo “digiere” adquiriendo su contenido como nutrientes y el hongo vuelve a comenzar con su ataque, esto no supone un perjuicio al hongo en términos vitales o energéticos, por eso siempre hablamos de simbiosis, aunque no sea mutualista. Por tanto, desde que la orquídea es un embrión tiene la capacidad de dominar la infección de estos hongos que de otra forma podrían ser mortales de necesidad, de hecho, en ciertas condiciones de desequilibrio en los que el hongo goza de unos niveles de nutrientes extraordinarios es capaz de terminar infectando mortalmente a la orquídea.

Placa en honor a Lewis Knudson

Placa en honor a Lewis Knudson

Los primeros cultivos de semillas de orquídea que lograron algunas germinaciones, fueron debidos al azar por la presencia del hongo en el sustrato, muchos años pasaron hasta que los primeros investigadores entendieron este hecho y los primeros experimentos se basaron en mezclar medios de celulosa con restos de raíces secas de orquídeas adultas inoculando de esta forma el hongo en el sustrato. Los porcentajes de éxito eran bajos, hasta que Lewis Knudson dio con un método de germinación asimbiótica (sin la existencia de hongos) que, aunque mejorado, se sigue usando hoy día. Os dejo una joya que se publicó en 1921 en el Boletín de la Real Sociedad Española de Historia Natural (Vol. XXI) en castellano, el articulo de Knudson, La germinación no simbiótica de las semillas de orquídeas.

Alberto Martínez

Orquídeas químicas

El origen de éste articulo viene de mi afición a leer las etiquetas de algunos productos que me llaman la atención en el supermercado. Cuando veo cosas como champú de Camomila o desodorante “aroma orquídeas”, suelo pararme a curiosear, algunas veces me producen un sonrisa. Con 30.000 especies de orquídeas en el mundo, me pregunto ¿que es el aroma a orquidea?. Algunas orquídeas del género Bulbophyllum huelen literalmente a sudor, a perro mojado o carne putrefacta y otras, por ejemplo del género Stanhopea, son una auténtica delicia que te obligan a pegar tu nariz varias veces al día casi obsesivamente. No hace mucho me paré ante un champú de una conocida marca, en la etiqueta principal decía: “Hidratación profunda con extractos de Orquídea”, con la imagen de una flor de Phalaenopsis de fondo. Al mirar la lista de ingredientes, encontré “Orchis mascula Flower Extract”, en

Etiqueta ingredientes champú

En los ingredientes de este champú, existe el extracto de flores de Orchis mascula. Foto: Alberto Martínez

principio no le di mucha credibilidad, pero por curiosidad empecé a realizar búsquedas en Internet, incluso he escrito un email a la compañía del que aún no he obtenido respuesta, ni la espero, interesándome sobre todo por el origen de este “extracto”, ya que en muchos países de Europa Orchis mascula es una orquidea protegida. Al final una lectura me ha llevado a otras y he encontrado verdaderas maravillas en cuanto a las propiedades fitoquímicas de las orquideas y en su aplicación para beneficio humano. En este post hago un pequeño resumen de lo que mas me ha llamado la atención.

Los principales componentes fitoquímicos que pueden ser interesantes en las orquideas para su explotación son alcaloides, flavonoides, carotenoides, antocianinas y esteroles, y, al parecer, no les faltan a la mayoría de especies en cantidad y variadad, en algunos casos con propiedades mas que curiosas.
En un estudio, publicado en Society of Cosmetic Scientists of Korea, se ha demostrado que el extracto de las famosas orquideas Joyas (Anoectochilus formosanus), participa como inhibidor de la síntesis de melanina, contribuyendo al aclarado de las manchas cutáneas y paralelamente evita la acumulación de lípidos que forman los famosos xantomas, esas bolitas claras de grasa que se suelen ver en los párpados de los ojos, normalmente asociados a niveles altos de colesterol en sangre pero que son producidos por mas factores.
Hay varias patentes registradas acerca del uso de extractos de distintas partes de orquideas como ingredientes de una gran variedad de

Anoectochilus formosanus

Hojas de la Orquidea Joya (Anoectochilus formosanus)

productos cosméticos. Con la extracción mediante prensa de todas las partes de la planta de una determinada especie de Brassocattleya y su posterior maceración en alcoholes, obtendremos un extracto en frío. Su aplicación al 1% del extracto diluido en glicerol y otros componentes como surfactantes o reguladores del pH sobre la piel, promueve la proliferación y diferenciación de los queranotocitos, células de la epidermis productoras de queratina, proteína que le da consistencia y resistencia a la piel, por lo tanto, es un agente reparador de la piel y posiblemente ayude al suavizado de marcas de edad. En el caso del extracto de todas las partes de la bonita orquidea Vanda coerulea, es un estimulador de la expresión génica en la síntesis de acuoporina-3, una proteína mediadora del trasporte de agua en la membrana plasmática celular y de la proteína LEKTI que interviene en la inhibición de enzimas, que de producirse de forma descontrolada, iniciarían una degradación celular de la epidermis. Por tanto, Vanda corulea, estaría indicada para productos hidratantes y de protección cutánea. La rara orquidea, no común en colecciones domésticas, Papilionanthe teres, también tiene sus propiedades interesantes, contiene potentes agentes anti-inflamatorios que actúan mediante la inhibición de la síntesis de ciertas enzimas que participan en la degradación de las fibras de colágeno, esto es útil para evitar la aparición de efectos de la perdida de colágeno en la piel, además comparte componentes con

Vanda coerulea estimulante de la síntesis de acuoporina-3

Vanda coerulea estimulante de la síntesis de acuoporina-3. Foto: orchidspecies.com

Vanda coerulea  en cuanto a sus propiedades hidratantes. El extracto de antocianina de las inflorescencias del híbrido, Dendrobium Sonia ‘Red Bom’, cambia de color con las variaciones del pH en una solución, desde el rojo con pH 3, el violeta para valores de 7 o el azul para el valor de 8,5. Su uso podría ir desde la fabricación de indicadores biológicos del pH, hasta el uso para la coloración de productos con un determinado pH evitando el uso de colorantes. No hay que olvidar el uso comercial intensivo mas antiguo de una orquídea, el extracto de la vaina secada de la orquidea Vanilla planifolia, utilizada desde hace siglos para dar sabor y aroma a multitud de productos, desde alimentación hasta ambientadores para coches y que en algunos países su cultivo ocupa extensas zonas forestales.

Volviendo al principio del artículo, ese extracto de Orchis mascula, me ha llevado a encontrar algunas cosas que ya sabía en cuanto a su uso tradicional, como que sus bulbos son usados en la elaboración del Salep turco, una bebida un tanto desagradable y cuyo consumo esta poniendo en jaque la conservación de la especie en Turquía y otros usos de los que no tenía ni idea, como que son utilizados en la elaboración de la receta original de la tónica india. Pero lo mas interesante viene de los estudios actuales en cuanto a la acción y aplicación de sus componentes fitoquímicos.
Un estudio del Departamento de Farmacología del India Institute of Medical Sciences, en ratas a las que se inducía a sufrir ataques epilépticos mediante el suministro de pentilenotetrazol, se les trató con extracto de bulbos de Orchis mascula media hora antes de inducir el ataque. El tratamiento mostró protección contra los ataques, impidió el deterioro de la memoria asociado a los ataques convulsivos y a reducir el estrés oxidativo al causar un aumento significativo de glutatión. Otro trabajo de la Universidad de Karachi en Pakistán, ha venido a demostrar la acción de su extracto en el tratamiento de la hipertensión por la vasodilatación directa por el bloqueo de los canales de calcio y, en el tratamiento de la dislipidemia, una alteración en el metabolismo de las grasas, que Orchis

Orchis mascula

Orchis mascula con numerosas propiedades. Históricamente explotada por sus bulbos. Foto: Les orchidées.

mascula ayuda a tratar reduciendo la presencia de lípidos en el plasma.
En cuanto a sus propiedades cosméticas, que es la razón del inicio de este artículo, hay algunos trabajos que demuestran que el extracto de sus bulbos participa en facilitar la entrada de componentes en la dermis, debido principalmente a la gran cantidad de mucilago que actúa como estabilizador y transportador del principio activo que nos interese y como emoliente. Por último en la lista de ingredientes decía “Orchis mascula flower extract”; el extracto de flores se vende de forma industrial como componente astringente de productos cosméticos, un astringente tiene acción sobre la retracción de los tejidos, participando en el fomento de la cicatrización.
En conclusión, la familia de las orquídeas aún tiene mucho que ofrecer al ser humano y a medida que haya mas estudios acerca de sus propiedades encontraremos potentes fármacos o componentes que sin duda nos facilitarán y mejorarán la vida. En concreto, Orchis mascula, parece que tiene unas propiedades farmacológicas mas que interesantes y que habrá que seguir investigando, pero en mi opinión, en el caso del champú, le veo dudosa su utilidad como ingrediente por sus propiedades astringentes, que aplicadas al pelo, por mi ignorancia no veo donde puede influir.

Alberto Martínez

Revista Orchidarium: primer número

Portada N1 Orchidarium

Número 1 Revista Orchidarium

Tengo la ilusión y el tremendo honor de poder presentaros el nacimiento de la revista Orchidarium, en la que Manuel Lucas, el que sin duda se ha currado casi todo, me ha brindado la gran oportunidad de colaborar, formando parte del equipo editorial y con un primer articulo. Esta revista nace vinculada con el futuro Orquidario de Estepona, de aspiración internacional, trimestral y que en próximos números, quien sabe, podrá dejar de ser digital y sostenerse con las manos. El objetivo principal de esta revista es la divulgación botánica, centrada en la enorme familia de las orquídeas y como su objetivo es la divulgación, podéis compartirla, imprimirla, regalarla y sobre todo, leerla y disfrutarla. En este número, mi principal aportación ha sido con el articulo dedicado a nuestro cercano género Ophrys, género Europeo por excelencia  y por supuesto uno de mis favoritos entre todas las orquideas, por demostrarnos con elegancia una prueba directa de la evolución de las especies.

Esperamos que la disfrutéis tanto como nosotros disfrutando aportando nuestro granito de arena a su existencia.

 

Alberto Martínez.

Orquideas extremistas

Esta vez le dedico el post a unos pocos ejemplos de orquideas de las que llama la atención su ciclo de vida, bastante alejado de la gran mayoría de especies de la enorme familia Orchidaceae. Lo mas común y conocido, son las orquideas con raíces para la absorción de nutrientes, terrestres o epifitas, con sus tallos y hojas, que realizan la función fotosintética normal. Esta vez, veremos que no todo el monte es orégano.

Dendrophylax lindenii. Foto: orchidspecies.com

Dendrophylax lindenii. Foto: orchidspecies.com

El primer ejemplo, es Dendrophylax lindenii = Polyrrhiza lindenii, para los amigos, “orquidea fantasma”, una planta epifita, que vive aferrada mediante un gran número de raíces a árboles, en zonas pantanosas o bosques húmedos de Florida y Cuba y que carece por completo de tallos y hojas. El sistema radicular es el encargado de realizar las funciones de absorción y al mismo tiempo la función fotosintética, el velamen translucido, se encarga de absorber nutrientes y dejar pasar la luz a las células internas que realizan la fotosíntesis. Su aspecto es un simple amasijo de raíces gris-verdosas pegadas a un tronco, pero cuando llega el verano, el espectáculo esta asegurado, brotan directamente de las raíces hasta diez aromáticas flores con mágica belleza, haciendo justicia a su extraña forma de vida. Pero aquí no acaba su carácter especial, sus flores tienen un espolón larguísimo,  de forma que el néctar queda tan profundo, que solo una especie de polilla tiene el probóscide tan largo para llegar, que se sepa Xanthopan morgani praedicta, aunque parece que no comparte distribución, es la que tiene esa característica, siendo al parecer, su principal polinizador.

Rhizanthella gardneri. Foto: www.orchidspecies.com

Rhizanthella gardneri. Foto: orchidspecies.com

Las siguientes en la carrera de orquideas extremistas son, las tres especies del género Rhizanthella (R. gardneri , R. slateri , R. omissa ), que se sepa de momento, especies endémicas del Oeste del continente Australiano. Se las conoce por “Orquideas subterraneas”, ya que todas sus funciones se dan completamente bajo tierra, incluida la floración. Estas plantas carecen de tallo, hojas y clorofila, su alimentación es heterótrofa, parásita, concretamente le roba los nutrientes a un hongo, Thanatephorus gardneriarbusto, que vive micorrizando las raíces del arbusto Melaleuca uncinata. Estas orquideas han perdido todo lo que no es esencial para su vida parásita, incluido un alto porcentaje de los genes en el cloroplasto, siendo la planta con el genoma más pequeño de todos los genomas de cloroplastos que se conocen.

Florece entre Mayo y Junio, sus decenas de diminutas flores reunidas en una cabeza floral o involucro, aunque prácticamente enterradas, emiten un dulce olor, que, por un lado, debe atraer a algún polinizador concreto y en el caso de ser fecundadas, se cree que el olor de las vainas atraen a ciertos marsupiales que las desentierran, dando lugar a la hipótesis de que son los encargados de esparcir sus semillas. Lo que si se sabe a ciencia cierta, es que su principal forma de reproducción es por propagación vegetativa. Con esto, se puede entender que su estado de conservación actual, este cercano a la extinción, aunque los datos no son concluyentes, por la dificultad para localizarlas.

Aquí, en la península ibérica, también tenemos algunos ejemplos de orquideas extremistas, aunque en menor grado.

Limodorum abortivum. Foto: orchidspecies.com

Limodorum abortivum. Foto: orchidspecies.com

Dedicaremos futuras entradas, al genero de heterótrofas, con dependencia micorrízica total, Limodorum, con dos representantes españolas L. abortivum (L.) Sw. y L. trabutianum Batt. a las que dedicaré una entrada completa. Y nuestra escasa y rara “orquidea subterránea”, Epipogium aphyllum Sw. de la que se conocen escasas poblaciones en la península cercanas al Pirineo. Posiblemente no se conozcan mas poblaciones ibéricas, debido a su hábitos subterráneos y su pequeña floración incierta, pueden pasar mas de 15 años entre floraciones si no se dan las condiciones adecuadas.

 

 

Alberto Martínez.

Una de labelos

El post de hoy se lo dedicamos a uno de los géneros con los labelos mas impresionantes del mundo de las flores de orquideas. Habenaria, un genero poco conocido en el mundo y en España, donde solo tenemos un representante gracias al endemismo canario Habenaria tridactylites, que precisamente ahora, en nuestro otoño, esta en floración (Octubre a Diciembre).

Este género de orquideas, en casi todas sus especies (unas 800 entre tropicales y templadas), es extremadamente dependiente del agua, suelen crecer en bordes

Habenaria radiata

Habenaria radiata. Foto: Orchidspecies

de ríos, zonas inundables o pantanosas, pero con periodos de sequía. Una parte de su ciclo anual, lo pasan sin parte aérea, generando un nuevo bulbo bajo tierra, que será el que vuelva a sacar nuevas hojas y flores para la siguiente temporada. Son todas terrestres y la planta entera no suele superar los 40 cm de altura. Son abundantes en las regiones del Sur de América y África.

Hay distintas especies de Habenaria repartidas por el mundo, pero en algunas, llama la atención las exóticas formas del labelo. Es posible que la mas conocida sea la Japonesa, H. radiata, ¨La orquidea garza¨, por su curioso parecido con este ave, una especie en grave peligro de extinción y que algunos viveros del mundo ya están trabajando para su preservación. La siguen de cerca, H. dentana y la bonita H. crinifera, ¨las orquideas ángel¨.

Habenaria medusa

Habenaria medusa. Foto: Orchidspecies

Pero posiblemente, el labelo mas espectacular de todos sea el de H. medusa, endémica de las islas de Indonesia, el despliegue de tentáculos en sus numerosas y pequeñas flores, deja con la boca abierta a todo el que se topa con ella por primera vez. Como curiosidad, aunque algo mas modesta en aspecto, no me olvido de H. rhodocheila, con cierta afición litófita, creciendo bien sobre los musgos de las rocas.

Seguro que os ha llamado la atención el genero, podéis ver un listado con una representación mas que aceptable de distintas especies de Habenaria en la web orchidspecies.com.

 

Alberto Martínez.

La orquidea de Otoño

Es una de esas pequeñas desconocidas que por estas fechas, podemos tener entre los pies. Una planta que no suele superar los 20cm de altura y cuyas 20 o 30 flores enrrolladas, miden unos pocos milímetros cada una. Unas preciosas y olorosas florecillas blancas difíciles de encontrar, este año no he podido verlas aun, los herbívoros, el ganado y especies cinegéticas sobre todo, son un terrible problema para la supervivencia de estas escasas plantas. Este mes lo dedicamos a la Spiranthes spiralis, la orquidea de Otoño, la ultima del año.

S. spiralis. Foto: Jose Manuel Amarillo

S. spiralis. Foto: Jose Manuel Amarillo

En España tenemos dos representantes del genero Spirantes, con cierto parecido entre ellas, la aestivalis y la spiralis, ambas con una peculiaridad común respecto al resto de orquideas ibéricas y que ademas sirve como principal clave de distinción entre ellas, las fechas de floración. Spiranthes aestivalis, significa mas o menos ¨flores que se enrrollan en verano¨, y como indica su nombre, la disposición de sus flores es a modo de espiral y empiezan a verse a principios de Junio, cuando ya el resto de orquideas primaverales han terminado. La otra especie y que motiva este post, es Spiranthes spiralis, nombre que significa literalmente, ¨flores que se enrollan en espiral¨ y que comienza a florecer a mediados de Septiembre hasta mediados o finales de Noviembre, en prados abiertos de suelos alcalinos. Su distribución en España es dispersa, en localizaciones muy concretas. A nivel mundial, puede encontrarse en toda la franja sur de Europa, Norte de África y Oeste de Asia.

S. spiralis. Foto: Jose Manuel Amarillo

S. spiralis. Foto: Jose Manuel Amarillo

Ademas de lo tardías y dispares en sus fechas de floración, el apunte mas interesante de estas flores es su mecanismo de polinización.  Al inicio, el fondo de la flor (perianto) permanece muy cerrado, de tal manera, que obliga al insecto polinizador (Familia apidae) a apretarse contra la flor en su intento por alcanzar el dulce néctar que ofrecen al fondo, en este esfuerzo, los saquitos de polen (polinios), quedan adheridos a la espalda del insecto. El pobre insecto al no conseguir su néctar, se rinde y va en busca de otra flor que esté mas abierta. Cuando esto ocurre en la flor que visitó nuestro insecto, se levanta el rostelo, dejando paso al néctar al siguiente que venga. Como hemos visto, estarán mas abiertas las que hayan dejado ya sus polinios, por tanto estarán listas para recibir en su estigma, el polen de otra flor. Esta vez si, el insecto, consigue entrar hasta alcanzar el néctar y los saquitos de polen quedan pegados en la superficie estigmática, fecundando la flor. Ademas, todo este proceso ayuda a explicar la disposición espiralada de las flores, guiando al insecto por el pedunculo, desde las flores maduras donde deja el polen, hacia las mas jóvenes, aun cerradas donde recoge nuevos saquitos.

Claves de identificación:
1. Hojas ovado-elípticas, en una roseta situada al lado del tallo fértil; tubérculos elipsoideos; tallo e inflorescencia con pelos glandulíferos ……… 1. S. spiralis
2. Hojas linear-lanceoladas, que abrazan la parte inferior del tallo fértil; tubérculos napiformes; al menos, la parte inferior del tallo glabra ………..2. S. aestivalis

Bibliografia:

  1. Flora vascular
  2. Orquideas ibericas

Gracias a Jose Manuel Amarillo, por prestarme sus fotos, autor del precioso e interesante blog Naturaleza, Sitios y Gentes.

 

Alberto Martínez.