Orquimaniaco

Inicio » Posts tagged 'orquideas ibericas'

Tag Archives: orquideas ibericas

Revista Orchidarium: quinto número

La revista Orchidarium cumplió a mediados de Enero de 2016 un año de existencia, meses intensos, de cambios, sueños, ilusión y también problemas, incluso desengaños, pero no hemos cejado Portada Orchidarium Vol. 5en seguir trabajando con esfuerzo por sacar cada número, incluído este último durante el primer trimestre de 2016. Durante el presente mes de Marzo el Parque Botánico Orchidarium de Estepona también cumplirá su primer aniversario desde que fuera inaugurado y abriera sus puertas al público.

En este número se finaliza la serie de preciosos y sorprendentes artículos de ornitofilia en las orquídeas, se estrena como colaborador de la revista Anatolii Minzatu con su ficha sobre

Paphiopedilum anitum, además podréis disfrutar de un interesantisimo árticulo que arroja luz sobre los confusos apellidos que muchas veces se le otorgan a las orquídeas para describir su variabilidad en colores y por mi parte he querido dedicar mi espacio a las orquídeas que crecen en la Peninsula Iberíca que se encuentran catalogadas en la Lista Roja de Especies Amenzadas de España, con el que pretendo que el respeto sobre estas plantas tan maravillosas de las que podemos disfrutar en nuestros campos sea aún mayor por parte de aficionados, científicos o profanos que tengan la fortuna de encontrarse con ellas para disfrutar de su complejiddad y belleza.

Como siempre, esta revista es para divulgación, podéis copiarla, compartirla, enviarla, imprimirla y colgarla de vuestra camisa si os apetece. Espero que la disfrutéis. Descargar el número 5 de la Revista Orchidarium.

Alberto Martínez.

Fé de erratas: Hay un error en el artículo de la Lista Roja, en Serapias perez-chiscanoi. No es correcto que Pérez Chiscano le pusiera nombre, el la nombró Serapias viridis, pero mas tarde se comprobó que había otra planta en Brasil que se llamaba Serapias viridis y por este motivo Carmen Acedo de la Universidad de León la rebautizó como Serapias perez-chiscanoi. Actualmente ya tampoco existe la Serapias viridis brasileña. Enlace al documento: http://www.rjb.csic.es/jardinbotanico/ficheros/documentos/pdf/anales/1989/Anales_47(2)_489_520.pdf Gracias a Pedro Fructuoso Gallardo por informar de este detalle.

Orquideas extremistas

Esta vez le dedico el post a unos pocos ejemplos de orquideas de las que llama la atención su ciclo de vida, bastante alejado de la gran mayoría de especies de la enorme familia Orchidaceae. Lo mas común y conocido, son las orquideas con raíces para la absorción de nutrientes, terrestres o epifitas, con sus tallos y hojas, que realizan la función fotosintética normal. Esta vez, veremos que no todo el monte es orégano.

Dendrophylax lindenii. Foto: orchidspecies.com

Dendrophylax lindenii. Foto: orchidspecies.com

El primer ejemplo, es Dendrophylax lindenii = Polyrrhiza lindenii, para los amigos, “orquidea fantasma”, una planta epifita, que vive aferrada mediante un gran número de raíces a árboles, en zonas pantanosas o bosques húmedos de Florida y Cuba y que carece por completo de tallos y hojas. El sistema radicular es el encargado de realizar las funciones de absorción y al mismo tiempo la función fotosintética, el velamen translucido, se encarga de absorber nutrientes y dejar pasar la luz a las células internas que realizan la fotosíntesis. Su aspecto es un simple amasijo de raíces gris-verdosas pegadas a un tronco, pero cuando llega el verano, el espectáculo esta asegurado, brotan directamente de las raíces hasta diez aromáticas flores con mágica belleza, haciendo justicia a su extraña forma de vida. Pero aquí no acaba su carácter especial, sus flores tienen un espolón larguísimo,  de forma que el néctar queda tan profundo, que solo una especie de polilla tiene el probóscide tan largo para llegar, que se sepa Xanthopan morgani praedicta, aunque parece que no comparte distribución, es la que tiene esa característica, siendo al parecer, su principal polinizador.

Rhizanthella gardneri. Foto: www.orchidspecies.com

Rhizanthella gardneri. Foto: orchidspecies.com

Las siguientes en la carrera de orquideas extremistas son, las tres especies del género Rhizanthella (R. gardneri , R. slateri , R. omissa ), que se sepa de momento, especies endémicas del Oeste del continente Australiano. Se las conoce por “Orquideas subterraneas”, ya que todas sus funciones se dan completamente bajo tierra, incluida la floración. Estas plantas carecen de tallo, hojas y clorofila, su alimentación es heterótrofa, parásita, concretamente le roba los nutrientes a un hongo, Thanatephorus gardneriarbusto, que vive micorrizando las raíces del arbusto Melaleuca uncinata. Estas orquideas han perdido todo lo que no es esencial para su vida parásita, incluido un alto porcentaje de los genes en el cloroplasto, siendo la planta con el genoma más pequeño de todos los genomas de cloroplastos que se conocen.

Florece entre Mayo y Junio, sus decenas de diminutas flores reunidas en una cabeza floral o involucro, aunque prácticamente enterradas, emiten un dulce olor, que, por un lado, debe atraer a algún polinizador concreto y en el caso de ser fecundadas, se cree que el olor de las vainas atraen a ciertos marsupiales que las desentierran, dando lugar a la hipótesis de que son los encargados de esparcir sus semillas. Lo que si se sabe a ciencia cierta, es que su principal forma de reproducción es por propagación vegetativa. Con esto, se puede entender que su estado de conservación actual, este cercano a la extinción, aunque los datos no son concluyentes, por la dificultad para localizarlas.

Aquí, en la península ibérica, también tenemos algunos ejemplos de orquideas extremistas, aunque en menor grado.

Limodorum abortivum. Foto: orchidspecies.com

Limodorum abortivum. Foto: orchidspecies.com

Dedicaremos futuras entradas, al genero de heterótrofas, con dependencia micorrízica total, Limodorum, con dos representantes españolas L. abortivum (L.) Sw. y L. trabutianum Batt. a las que dedicaré una entrada completa. Y nuestra escasa y rara “orquidea subterránea”, Epipogium aphyllum Sw. de la que se conocen escasas poblaciones en la península cercanas al Pirineo. Posiblemente no se conozcan mas poblaciones ibéricas, debido a su hábitos subterráneos y su pequeña floración incierta, pueden pasar mas de 15 años entre floraciones si no se dan las condiciones adecuadas.

 

 

Alberto Martínez.

La orquidea de Otoño

Es una de esas pequeñas desconocidas que por estas fechas, podemos tener entre los pies. Una planta que no suele superar los 20cm de altura y cuyas 20 o 30 flores enrrolladas, miden unos pocos milímetros cada una. Unas preciosas y olorosas florecillas blancas difíciles de encontrar, este año no he podido verlas aun, los herbívoros, el ganado y especies cinegéticas sobre todo, son un terrible problema para la supervivencia de estas escasas plantas. Este mes lo dedicamos a la Spiranthes spiralis, la orquidea de Otoño, la ultima del año.

S. spiralis. Foto: Jose Manuel Amarillo

S. spiralis. Foto: Jose Manuel Amarillo

En España tenemos dos representantes del genero Spirantes, con cierto parecido entre ellas, la aestivalis y la spiralis, ambas con una peculiaridad común respecto al resto de orquideas ibéricas y que ademas sirve como principal clave de distinción entre ellas, las fechas de floración. Spiranthes aestivalis, significa mas o menos ¨flores que se enrrollan en verano¨, y como indica su nombre, la disposición de sus flores es a modo de espiral y empiezan a verse a principios de Junio, cuando ya el resto de orquideas primaverales han terminado. La otra especie y que motiva este post, es Spiranthes spiralis, nombre que significa literalmente, ¨flores que se enrollan en espiral¨ y que comienza a florecer a mediados de Septiembre hasta mediados o finales de Noviembre, en prados abiertos de suelos alcalinos. Su distribución en España es dispersa, en localizaciones muy concretas. A nivel mundial, puede encontrarse en toda la franja sur de Europa, Norte de África y Oeste de Asia.

S. spiralis. Foto: Jose Manuel Amarillo

S. spiralis. Foto: Jose Manuel Amarillo

Ademas de lo tardías y dispares en sus fechas de floración, el apunte mas interesante de estas flores es su mecanismo de polinización.  Al inicio, el fondo de la flor (perianto) permanece muy cerrado, de tal manera, que obliga al insecto polinizador (Familia apidae) a apretarse contra la flor en su intento por alcanzar el dulce néctar que ofrecen al fondo, en este esfuerzo, los saquitos de polen (polinios), quedan adheridos a la espalda del insecto. El pobre insecto al no conseguir su néctar, se rinde y va en busca de otra flor que esté mas abierta. Cuando esto ocurre en la flor que visitó nuestro insecto, se levanta el rostelo, dejando paso al néctar al siguiente que venga. Como hemos visto, estarán mas abiertas las que hayan dejado ya sus polinios, por tanto estarán listas para recibir en su estigma, el polen de otra flor. Esta vez si, el insecto, consigue entrar hasta alcanzar el néctar y los saquitos de polen quedan pegados en la superficie estigmática, fecundando la flor. Ademas, todo este proceso ayuda a explicar la disposición espiralada de las flores, guiando al insecto por el pedunculo, desde las flores maduras donde deja el polen, hacia las mas jóvenes, aun cerradas donde recoge nuevos saquitos.

Claves de identificación:
1. Hojas ovado-elípticas, en una roseta situada al lado del tallo fértil; tubérculos elipsoideos; tallo e inflorescencia con pelos glandulíferos ……… 1. S. spiralis
2. Hojas linear-lanceoladas, que abrazan la parte inferior del tallo fértil; tubérculos napiformes; al menos, la parte inferior del tallo glabra ………..2. S. aestivalis

Bibliografia:

  1. Flora vascular
  2. Orquideas ibericas

Gracias a Jose Manuel Amarillo, por prestarme sus fotos, autor del precioso e interesante blog Naturaleza, Sitios y Gentes.

 

Alberto Martínez.